Canarias viaja

El blog de las experiencias y los viajes en Canarias

Benijo, la playa soñada e hipnótica

La playa de Benijo supone el contrapunto a la idea que muchos tenemos sobre las playas de Tenerife, esas playas de arena repletas de bañistas, sombrillas, hamacas, paseos marítimos, decenas de comercios y restaurantes cerca, etc. Esas, no están nada mal si lo que se busca es una playa para la diversión; pero si es todo lo contrario, si lo que se quiere encontrar es un paraíso desierto en el que reine y sólo se escuche el sonido de mar, ese paraíso es Benijo.

Lo cierto es que no se trata de una playa de fácil acceso. Si lo fuera, probablemente no contaría con tal encanto… Así que merece la pena buscarla y perder se ella.

La carretera es algo tediosa -por las curvas-, pero a cambio ofrece unas vistas espectaculares a lo largo de todo el recorrido que es necesario realizar para llegar hasta el pueblo de Taganana. Es precisamente este pequeño pueblo tinerfeño el que se ha de tomar como referencia para llegar hasta la playa; de hecho, una vez en el pueblo se podrá llegar hasta la playa andando.

La playa de Benijo es una espectacular y solitaria playa de arena negra, arena volcánica; una playa que se conserva prácticamente virgen.

Sin duda alguna, la seña de identidad de esta preciosa playa son los Roques de Anaga. Y disfrutar de ellos y de las impresionantes vistas que protagonizan es posible tanto desde la montaña como desde la orilla de la playa.

Es importante saber que a pesar de su belleza, la playa de Benijo no es una playa recomendada para el baño -a menos que las condiciones del mar sean ideales-, ya que en la zona norte de la isla el mar azota con gran intensidad. Pero sí es una playa perfecta para tomar el sol sin masificaciones, para descansar, practicar nudismo, desconectar, relajarse y para disfrutar de espectaculares puestas de sol.

Descubre las zonas de Tenerife aún por explorar y relájate este verano de una forma diferente.

Imagen gracias a de viaje por Canarias

Destino:
 Tenerife
Etiquetas:
 
Escrito por:
 Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *