Canarias viaja

El blog de las experiencias y los viajes en Canarias

César Manrique: arte y naturaleza

jameos del agua, en LanzaroteNacido en el Puerto de Naos, Lanzarote, allá por el 1919. Pasó su juventud en las islas hasta el estallido de la Guerra Civil, momento en el que se alistó como voluntario por el lado franquista. Los estragos de la guerra lo dejaron tan marcado que nada más volver a la isla tiró su uniforme y, como gesto de rabia, le prendió fuego.

Posteriormente, estudió hasta convertirse en arquitecto técnico para luego concluir su formación en la Academia de Bellas Artes de San Fernando como profesor de arte y pintura. Tras esta etapa, continuó su desarrollo en Nueva York. Es entonces cuando recibe una beca del poderoso Nelson Rockefeller, lo que propició el tener su propio estudio en el que creó la obra que posteriormente sería expuesta en la prestigiosa Galería “Catherine Viviano”.

Tras un tiempo en la Gran Manzana, sintió el impulso inevitable de volver a su Lanzarote natal. Como parte de su necesidad de sentirse parte de la naturaleza, dejó unas palabras que marcan claramente sus sensaciones: “mi última conclusión es que el hombre en N.Y. es como una rata. El hombre no fué creado para esta artificialidad. Hay una imperiosa necesidad de volver a la tierra. Palparla, olerla. Esto es lo que siento“.

En su obra se percibe su afán por la naturalización del hombre, porque no se olvide que esa es una parte necesaria del ser humano. Algunos ejemplos son los que siguen:

  • Jameos del Agua: un restaurante, una piscina con jardines y un auditorio, construido a posteriori, que juega con los elementos naturales.
  • Taro de Tahíche: la casa que se construyó para vivir y que aprovecha el espacio natural resultado de cinco burbujas volcánicas.
  • Lago de la Costa Martiánez: recinto para el ocio con un lago central, piscinas, terrazas, jardines,… con la piedra volcánica como elemento básico de la obra.
  • Centro Comercial La Vaguada: en Madrid en este caso, el primero del país y casi el único integrado perfectamente en el entorno.
  • Jardín del Cactus: su última obra en Lanzarote, ubicado en Guatiza en el entorno de una antigua cantera.

Falleció en un trágico accidente de tráfico el 25 de septiembre de 1992, pero su obra siempre quedará, siempre hablará de su forma de entender el mundo, de su filosofía de vida.

Como no podía ser de otra forma, su legado y actitud fueron reconocidos, entre otras formas, a través de numerosos premios de carácter local, nacional e internacional.

Foto: Neticola – Raúl A.

Destino:
 Lanzarote
Etiquetas:
 
Escrito por:
 Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *